De la canción de autor a la interpretación moderna. Nuevas versiones

El cancionero latinoamericano se ha estado cantando en varios tiempos;clásico y moderno, en un paralelismo estético en el cual están cada vez más participando jóvenes cantantes en una diversidad de estilos musicales. Este hecho, más bien cultural, también ha tenido resonancia en nuestro país mediante los discos tributos y las producciones musicales con versiones genéricas.

Como fenómeno comercial, este  hecho ya no es tan reciente, y lo que en los noventas fue nostalgia generacional e incluso una formula comercial, al presente representa una noción mucho más amplia de la creación musical, y se ha re-significado hacia una nueva interpretación de las músicas locales y las minorías culturales, por ejemplo, que existen bajo otros esquemas comerciales e incluso alternativos, con artistas como Natalia Lafourcade, Vicente García, Niña Pastori, entre otros.

En la década noventa, con el fenómeno popular de los “Romances” de Luis Miguel, en la región latinoamericana se adecenta una tendencia a la grabación de repertorios de boleros, tangos, tríos, mariachis y sones; una considerable cantidad de cantantes y agrupaciones de varios países grabaron nuevas versiones de distintos géneros y en diversos estilos musicales. Les denominaron tributos y si bien, funcionaron como aglutinador de mercados, sobre todos desde lo generacional, desde un enfoque musicológico fue un hecho más allá de lo comercial y que más bien enfoca una visión de las dinámicas culturales y los tránsitos sociales en tiempos como estos, de re-significación de las músicas locales, de revisionismos históricos, decolonización, enfoques de género, etc.

En nuestro país, este hecho existe probablemente desde antes del fenómeno comercial, y cantantes como Maridalia Hernández hicieron producciones como “Amorosa” en los noventa, con repertorio de boleros clásicos; otros como Sergio Vargas, Milly Quezada, Víctor Víctor ya habían acumulado experiencias desde el bolero, el son, y la bachata, este último grabó “Bachata entre amigos” haciendo a su estilo las composiciones de importantes cantautores de iberoamérica . Algunos años después, Xiomara Fortuna graba “Pa cantarte a ti” en el cual incluye una cuidada selección de boleros clásicos y composiciones más contemporáneas, junto al guitarrista Kike Saavedra. Posteriormente -y destacando sólo algunos de estos álbumes más conocidos-, varios artistas dominicanos, rockeros, salseros, urbanos hacen el disco en homenaje a Anthony Ríos “Historia de un bohemio” y el sello Retajila lanza “Tributo a Juan Antonio Alíx” con las décimas de este cultor de la poesía folclórica en las voces de exponentes urbanos. En los últimos años, Pengbian Sang & Retro Jazz han realizado un gran trabajo, con las tres producciones de  “Jazzeando el cancionero dominicano”; asimismo,Gnómico con su excelente disco “Sinergia”  junto a varios artistas y composiciones dominicanas como apropiación desde lo popular hacia lo experimental.

Un ejemplo exquisito es “Mi nueva edad” del cantautor Janio Lora, quien aborda la canción dominicana de forma diferente, mediante una puesta en valor de composiciones de Juan Lockward, Rafael Solano, y del cancionero tradicional con su sello de identidad. En “A la mar” de Vicente García el cantautor incluye “La paloma” una salve tradicional que recrea con guiños de electrónica, en un disco que más bien se circunscribe a un concepto más amplio de creación a partir de culturas musicales locales y contextos más globales, como explicamos al principio.

Recientemente fue lanzado el disco “Rock de Guerra”, una esmerada producción del cantautor santiaguero José Luis Freitas (en la foto) con las canciones de Juan Luis Guerra, una selección optima por distintas etapas del compositor y su discografía, con el acompañamiento de cantantes como Patricia Pereyra, Nathalie Peña Comas, Janio Lora, Chris Hierro, Pain Bencosme. Un despliegue de sonoridades del rock, en una gran apuesta de Freitas, quien ofrece a las nuevas audiencias la obra de un compositor dominicano tan universal como es Guerra.

Con las re-interpretaciones ocurre que realmente son valiosos aportes para el rescate y puesta en valor de la composición desde la canción, la poesía y sus cultores. Una discografía de la composición reciente nos pasaría una factura “interesante”, sobre todo para quienes no han escuchado de la siembra de compositores dominicanos del pop, rock y las músicas de fusión, la cosecha más diversa de nuestra canción más madura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s