¿Qué nos dicen las canciones de mujeres en la música dominicana?

Probablemente nos dirían verdades que no alcanzamos a reconocer… Si hacemos una selección urbana, sonaría a violencia entre las mismas mujeres, por ejemplo. Para la ocasión podríamos hacer un playlist pero no, vamos a provocar el pensamiento en el camino, pero desde otra acera.

En principio, fraccionar a las creadoras musicales a partir de los géneros que representan en algo así como buscar la fiebre en la sábana; siendo así, resultaría una obviedad señalar o acusar a las exponentes urbanas, y resaltar tal vez a las merengueras. Pero no es nuestro asunto en este post, ya que existen muchas historias superpuestas sobre la música dominicana y sobre todo sobre el merengue y entre estas se encuentra muy remarcado el patriarcado.

Pues bien, cada estilo tiene su tendencia lírica, pero esto es una condicionante, no una condición de la canción. Si dejamos a un lado la asociación de lo urbano con las líricas violentas y nos detuviéramos a escuchar las voces femeninas comprenderíamos otros aspectos del machismo interiorizado entre estas.  Por sus letras veríamos como se colocan en una franca validación frente al machismo, ese que se suele criticar tanto, allá fuera, porque parece ser la violencia “del otro”, de “los otros” nunca el machismo nuestro.

Del merengue y la bachata podríamos escribir mucho más, pero vamos a lo más básico: la condición de intérpretes de sus principales figuras femeninas y la poca incidencia de sus temáticas desde el punto de vista femenino. Así, las historias que hemos bailado en voces de mujeres, aunque traten sobre ser madres, amantes, amigas, despechadas, amargadas, alegres, no importa, porque por lo general estas historias están contadas desde la visión del hombre, por el hombre, consabido creador-compositor.

En el merengue típico la cosa cambia, y que es este género musical viene de la fuente misma del folklor y desde esta realidad nos lega otros bordes del género femenino. Desde el trabajo de la mujer campesina, en la diáspora, y en sus relaciones de pareja. En un post anterior mencionábamos dos casos, y ciertamente, es la sabiduría popular de la poesía tradicional, de sus coplas y décimas lo que prevé a las exponentes típicas de esas nociones de feminismo, si señora, feminismo, gran solidaridad entre ellas y sus maneras tan sencillas de pensar la vida, la tierra y el hombre y hacerlas merengue.

Excepciones aparte, no siempre se reconoce que las letras de ciertas exponentes urbanas tienen aspectos a resaltar frente al respeto a su pareja, por ejemplo, así como el abordaje de problemáticas familiares y económicas. Pero resaltamos el trabajo que desde la consciencia han venido haciendo varias mujeres, como André Veloz, un rescate de la bachata roja, de la que suena y menstrua, de Xiomara Fortuna quien más ha cantado sobre nuestras historias de mujeres, y de Carolina Camacho con la fuerza de un nuevo discurso en su voz. Mañana es 8 de marzo, así que ojalá cada una de nosotras haga su playlist favorito y lo comparta con sus amigas.

Así que nos repetimos la pregunta ¿Qué nos dicen las canciones hechas por mujeres en la música dominicana? insisto que, probablemente nos dirían verdades que no alcanzamos a reconocer, porque sería tener que reconocernos como el mayor guetto dominicano.

 

#mujerymusicadominicana #carolinacamacho #andreveloz #xiomarafortuna #fefitalagrande #mariadiaz #milkalamasdura #lainsuperable #lamaterialista #melymell

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s