Las folclóricas. Mujeres y tradiciones musicales en escena

En un post anterior, mencionábamos el rol de figuras de la música dominicana como Fefita La Grande y a Enerolisa Núñez dentro de un mismo contexto, entendiendo que ambas son relevantes en ese tránsito entre lo tradicional y lo popular. En esta ocasión abordaremos el perfil de varias mujeres a las que denominamos como “folclóricas”, porque son reconocidas artistas que re-presentaron el folclor a través de sus carreras, sobre todo mediante su re-significación en contextos de espectáculo.

En la televisión dominicana, específicamente desde los años de la dictadura, se popularizaron varias figuras del canto y del baile de proyección folclórica; de hecho, todavía en mi niñez, podíamos ver por el canal 4 -anteriormente Radio Televisión Dominicana – a programas como “Elenita en escena” o “Así somos”, igualmente intervenciones en televisión nacional de ballet folclóricos de distintas instituciones del estado, universidades y centros culturales del país dirigidos por mujeres.

Varias figuras se encumbraron en la popularidad por sus dotes de bailarinas y cantantes al presentar espectáculos de danzas tradicionales, salves y canción criolla en la televisión; así podemos mencionar algunas como, Casandra Damirón, Elenita Santos, Josefina Miniño, Nereyda Rodríguez, entre otras.

Resultado de imagen para nereyda rodriguez
Doña Nereyra -EPD-, Gloria de Nacional de la Danza, creadora del Teatro Popular Danzante.

Por su impronta como embajadoras de este legado tradicional fuimos muchas personas las que conocimos muestras tradicionales fuera del contexto etnográfico; de hecho, muchas de  estas artistas adecentaron posteriormente una encomiable labor pedagógica, dirigiendo ballets y creando escuelas de baile.

Es importante destacar a mujeres de generaciones posteriores como Divina estrella, Senia Rodríguez, Maritza Reyes, Manuela Feliz, Marily Gallardo, entre otras; reconociéndolas por su consagración a las tradiciones, su vínculo con las portadoras originales, su vocación de educadoras e investigadoras y su creatividad como bailarinas y coreógrafas.

En honor a la verdad, la proyección folclórica también  trae consigo ciertas variables críticas, sobre todo por los posteriores estudios de la música desde la antropología y la etnomusicología en el país; así nos encontramos con dualidades entre la salve en su contexto folclórico -tal y como conocemos a Enerolisa Nuñez, Mercedes Cuevas, y otras cantadoras- y por otro lado, el contexto de proyección, con Elenita Santos, conocida como “La reina de la salve”. Lo propio sucede con la estética del baile en los ballets folclóricos y en las fiestas tradicionales, entre las cuales existen grandes diferencias.

Todo esto tiene su valor y su contexto, por lo que es vital destacar a esas otras folclóricas o más bien las folcloristas, esas mujeres que se han dedicado a la investigación; pero esto lo dejaremos para un próximo post.

Gracias mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s