Del Bullying al Twerking, cosas que hemos aprendido de cantantes infantiles

El talento de niños y niñas es cada vez más sobresaliente dentro de la industria de la música, el surgimiento de nuevas estrellas, muy jóvenes y de niños que se han convertido en adultos dentro del espectáculo nos ha sorprendido no solo de su brillo, sino también de su sombra.

Hay muchas aristas en la manera en cómo se comercializa con el talento infantil. Dada la demanda de ofertas diferentes en el mercado musical, se han reinventado formas de captación de talentos con canales especializados para niños y jóvenes, concursos de televisión y reality shows, siendo el gran diferenciador, la plataforma de videos musicales y de una simple herramienta: youtube.

Hoy hablamos de Justin Bieber, Selena Gómez, y Miley Cirus, que están precisamente viviendo la transición a ser artistas adultos; sin embargo, no es tan fácil como parece dar el salto de la niñez a convertirse en un producto serio y potable dentro del gran mercado, algo que si han logrado de manera exitosa ex estrellas infantiles como Britney Spears, Justin Timberlake, Christina Aguilera y el más exitoso de todos, el fenecido Michael Jackson.

El público infantil consume mucha música y demanda bastante entretenimiento, basta con repasar la lista de ex chicas Disney como Hillary Duff, Demi Lovato, Selena Gómez y Miley Cyrus, con una trayectoria sumamente exitosa como cantantes, actrices y empresarias.

El caso “Miley” y todos los epítetos que le han puesto a su carrera de transición de niña a mujer ha sido hasta ahora el más radical. Salida de esta gran factoría de entretenimiento infantil ha sido la más enfática en que su carrera realmente comienza ahora, que ya no quiere la sombra de su personaje infantil y está borrando todo rastro de su carrera inicial a golpe de una imagen agresiva y sexual, baile al estilo twerking, lengua afuera y lenguaje desafiante.

Los videos virales “hacen bulla”

No es primera vez que un video un tanto ingenuo de una niña desborda las redes sociales y logra un impacto mediático instantáneo, por demás con una canción de calidad cuestionable.  Rebecca Black con su video “Friday” logro tener éxito, algo que vemos en nuestro país con un fenómeno muy similar, la ya famosa  Francesca “La voz del futuro”.

Las ventajas de este tipo de “estrategia” 

Las ventajas exceden los efectos negativos, pues, aunque se es víctima de burlas, las expectativas creadas al público son la fuente para un potencial negocio. A partir de su tan parodiado video Rebecca Black logró importantes apariciones en programas de TV, y premiaciones como los MTV y otros medios masivos, así como aparecer junto a la famosa cantante Katy Perry, en un video y logran que Lady Gaga hablara de ella en su twitter.

Otra gran víctima del Bullying  ha sido Justin Bieber, en este entonces era solo un niño Canadiense que se divertía subiendo sus videos a youtube cantando y tocando varios instrumentos musicales; a pesar de que ya no es un niño, ha pasado a ser una estrella mundial, con vigencia en el mercado.

El caso de Francesca “La voz del futuro está por verse, pues de haber alcanzado records de views en internet y ser una desconocida –muchos pensaban que era una broma- ha salido a los medios a defender su sueño de cantar bachata. El periódico Listín Diario, publica el  27 Septiembre de este año: “Un “bullying” colectivo ha sufrido la niña de 13 años Francesca Zeneida Gallucci, quien es el hazmerreír de muchos dominicanos por la forma en que canta la bachata “One, Two, Three, Four, Five”, en la que incluye la expresión “ánimo, ánimo, ánimo” (que precisamente no expresa lo que dice)”.

El talento de Francesca deber ser mejor asesorado, instruido y producido, eso es lo que se puede entrever entre las  tantas burlas, pues canta pero no interpreta, y eso, es lo que un profesional debió decirle antes de lanzarse. Pero por otro lado, existen casos como el de Miley, que tiene todo un equipo profesional a su lado haciendo todo lo posible para el éxito de su carrera, obviando lo más importante, la voz que posee.

A pesar de las criticas y las burlas que fenómenos como estos puedan concitar, los favor y en contra se entremezclan; por ejemplo, algunos han salido en defensa de Francesca, sobre todo los críticos del género urbano, quienes entienden que debe ser apoyada por su imagen acorde a la niñez. Pero la verdad es que hemos visto en estas últimas semanas que entre el bullying y el twerking no hay mucho trecho, hemos aprendido cosas que no sabíamos respecto a cantantes infantiles y ya tenemos una visión muy distinta de su exposición mediática.

Publicado originalmente para la Revista Cultural Digital: Ciguapa.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s