Establishment local vs merengue electrónico

Al parecer una parte de la industria del Merengue se ha quedado en una capsula “ochentosa” y no les ha llegado el memo, electrónico por supuesto…

Un view por los canales de música latina o tropical, incluso en los medios insurgentes de música urbana nos evidencia que el merengue – ese género musical decimonónico, algo único en su clase- continua siendo un gran preferido dentro de las nuevas generaciones; en estos suena un merengue electrónico o “electro-mambo” como también se le denomina, y que conserva ritmos, giros armónicos de este popular estilo dominicano, pero con nuevos bits y una sonoridad híbrida y electrónica.

Este fenómeno ya alcanza picos de popularidad bastante altos, presentaciones de orden mundial (Shakira con “Loca” en el Show de David Letterman), multiventas (Gloria Estefan “Wepa” primeros lugares en Reino Unido), premiaciones internacionales (El Cata, Pitbull, Daddy Yanquee en premios Billboard, etc.), grandes escenarios (Festival Viña del Mar), nuevos mercados (Chino & Nacho y otros exponentes en Venezuela, Colombia, Miami, España).

Remixes de importantes DJ’s, varias ediciones de discos y recopilaciones, y la amplia difusión por las redes sociales dan por hecho de que existe un merengue con un mercado sumamente definido con la música electrónica,  los estilos latinos y la cultura hip hop. Estos son algunos hechos que tomamos como paradigmáticos de lo que se ha estado creado “fuera”…  porque hay que conceptualizarlo de esa manera, como merengue de “fuera y dentro”.

Es obvio que existe un desfase entre la producción del merengue a escala global y la industria merenguera local, una desconexión latente de mercado entre este género y  sus derivados -en este caso el estilo electrónico-, que ha alzado un fenómeno internacionalmente estando ajenos a lo que sucede en el mercado criollo… y correspondido de este lado, ciertamente.

En este patio  no pasa nada original con el merengue  desde Omega & Mambo Violento , que por asuntos extra musicales ha sido aupado hacia otro destino, siendo el karma una cosa tan grande que les trajo el Dembow.

¿Será que el mercado criollo es tan complejo para no poder entender las dinámicas de la música dominicana hacia afuera? pues, hace rato la dinámica de mercado es “de allá pa’ ca”, y que de aquí solo se hace  música para figuras de culto y no para el público merenguero que se renueva -junto a esa identidad de la que tanto hablan como un ente estático-,  salvo algunas excepciones como  Juan Luís Guerra y los featuring’s y de otros géneros como la Bachata.

¿Pero qué sucede en la tierra del merengue?

Entorno al merengue existe un fuerte discurso nacionalista, un asunto de valores tradicionales y una defensa a una estética musical establecida, todo lo que conlleva a que la RD se haya perdido dentro de su propio mercado cultural, con un merito de ser el país del Caribe con más música en los primeros puestos del mercado internacional, lo cual no es poca cosa.

El caso se hace todavía más complejo, dado el fuerte arraigo en los estilos establecidos del merengue de “figuras”. De esto hemos escrito en otras ocasiones, existe un estándar estético, un mercado local estático, una crónica  estancada a diferencia de una sociedad y público cada vez más joven y conectado a fenómenos como la migración, tecnologías de la comunicación y multiculturalidad.

 El merengue, a diferencia de lo que se generaliza en la prensa, sigue siendo un gran preferido dentro de las nuevas generaciones y en cada vez más mercados internacionales, entre los cuales incluso algunos han pasado a ser más que consumidores productores.

Localmente, ese mal coctel que hemos creado ha hecho que nuevos estilos sean generados fuera del país y al margen del público local, puesto que la industria está enfocada en un merengue y un nicho criollo –las diferencias son abismales en cuanto a estética, sonido, estrategias de mercadeo, cobertura mediática, !!! sólo hay que ver la calidad de los videos!!! -, solo quedando el merengue con sus estrellas de culto -que está más que bien- pero sin una renovación de conceptos, mercados y figuras.

Es inverosímil que el merengue que mayormente se produce en RD no refiera un sonido contemporáneo tal como el mundo lo conoce, que la premiación  de música en el país no haya incluido a este fenómeno global del merengue, llama a suspicacia ¿no entienden las dinámicas de globalización y cultura?, ¿se quedaron en una zona del espacio-tiempo ochentosa? cuando, a diferencia de décadas anteriores, gran parte de la música dominicana se está produciendo desde fuera y para afuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s