El Dembow del 4 %

Entre las culturas juveniles en RD y sus preferencias musicales más actuales, como el Dembow, se cuelan aspectos de su proceder y comportamiento que nos remiten a significantes sociales muy serios. La aprobación del nuevo código del menor, nos ha motivado a insistir aun más en este tema, de que EDUCACIÓN ES CULTURA, y en que, hoy más que ayer debemos vigilar CÓMO se va aplicar el % del P.I.B. a la educación en nuestro país.

Es imposible negar que el Dembow Dominicano, se ha convertido en los últimos dos años en un fenómeno de gran popularidad y si se quiere, en una representación de la “música urbana” dominicana; este, es la expresión musical preferida por las generaciones más jóvenes de dominicanxs.

Su ascenso mediático, ha provocado reacciones encontradas, tanto desde lo social, entre sectores desde el poder familiar, educativo y social, como desde lo musical, sobre todo dentro del movimiento cultural del hip hop local y la industria, sin que necesariamente se preponderen las complejidades de nuestro sistema educativo dentro de todo este escenario cultural.

Brevemente aclaramos que, aunque evidencie ciertos elementos del hip hop, el Dembow más bien se circunscribe a su cultura y no ineludiblemente a su música. Este es un estilo musical caribeño basado en ciertos samplers de principio de los 90’s derivados del dancehall jamaiquino como el raggamuffin, que en español fueron ampliamente replicados y recreados por exponentes panameños y boricuas; en su versión local, no solo se han usado y re-usado las mismas pistas, sino que se repiten las mismas rítmicas coloquiales, aunque orientadas hacia un discurso entre el humor, la parodia y lo sexual.

Hemos expresado siempre por este medio, las razones extramusicales que explican este tipo de expresión urbana; que en este caso, claramente evidencia una gran evasión a la realidad socioeconómica que les ha tocado vivir. Y es que, las condiciones de vida de los hacedores de Dembow por lo general son deplorables, el caos urbanístico del entorno, la violencia intrafamiliar, la educación deficiente de maestros, maestras y autoridades, han sido condicionantes de la ignorancia, agresividad y de la sexualidad y criminalidad temprana.

El resultado de estas prácticas sociales a gran escala es la violencia, esto explica la franca transgresión al orden social establecido y a la adultocracia expresa en el Dembow.  Precisamente, como descriptivo, crudo, irreverente es el lenguaje y el léxico, es sumamente revelador de las ambivalencias entorno a sus identidades: niño-adulto, niña-sexual, dinero-delincuencia-, ejemplos o ídolos-narcos, sicarios. Asimismo, a los padres, maestros, policías, políticos, religiosos usualmente los figuran como violentos, autócratas, irresponsables, ignorantes, inconscientes, en fin, es como la suma de una gran violencia ejercida para corregir y “educar”. Entonces, la otra cara de este resentimiento, es la de la catarsis y el desacato social, la de distintos mecanismos de evasión a estas realidades.

Cuando el público que consume este estilo musical está mayormente conformado por  niñxs y adolescentes, debemos re-pensar en cómo ha manejado el estado su cuota de responsabilidad social. En el caso de la niñez,  la ingenuidad en cómo se aprenden y bailan  algo inapropiado para su edad, pero que igual replican, explica la necesidad de referentes artísticos con los cuales divertirse y aprender. En los y las adolescentes y jóvenes el caso se extrema, pues lo asumen testimonialmente, es decir, es la crónica personal de personas muy jóvenes pero que han sido arrojadas a radicales experiencias de adultos.

Los exponentes que han alcanzado reconocimiento social mediante la radio, la tv, el internet no denuncian, ni muestran su vulnerabilidad, y más bien demuestran carencias de desenvolvimiento, las faltas ortográficas con que escriben en las redes sociales, es alarmante, y lo que es peor, ahora son doblemente vulnerables, pues se han convertido en productos comerciales y victimas de otro poderoso sector, el de la hegemonía económica, este que seguirá bailando la desgracia de este pueblo.

Que no se ignore lo que está pasando, que no se castigue y que tampoco se explote!!! Vamos a hacerle un Dembow al 4%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s